¿Cómo utilizar un Centro de Planchado? Consejos

Cada vez más apreciada por los consumidores y por los que trabajan en el sector profesional (lavanderías privadas y de empresa), el centro de planchado es un electrodoméstico que ayuda a cada persona a mejorar y optimizar el resultado final deseado en cada tipo de prenda.

En esta guía te encontrarás con una gran cantidad de información útil e interesante que permite a todos los profesionales del sector de la limpieza y a todos los consumidores domésticos preferir una plancha a vapor en lugar de otros tipos y categorías de planchas del mercado.

Utilizar un Centro de Planchado de Forma Segura:

Una de las preguntas más comunes es si usar y comprar un centro de planchado es seguro o no.

Entre las diversas tareas domésticas, el planchado es una de las actividades más agotadoras y, quizás, menos apreciadas por las mujeres: para superar este problema en el mercado se pueden encontrar planchas con calderas que ayudan a todos los consumidores (profesionales o no) a hacer de esta actividad una actividad más segura, más rápida y menos costosa en términos de energía física y temporal.

Es necesario comprar una plancha con la que se pueda ajustar el vapor según el tipo de tejido a planchar (lana, algodón, seda, lino, etc…).

¿Por qué comprar una plancha a vapor? ¿Qué tan segura es? Una de las características y parámetros más evaluados y revisados por los consumidores es la seguridad.

El hecho de que este aparato se utilice en el hogar cerca de sus hijos, requiere y requiere mucha atención de las madres que pueden dejar desatendida la plancha.

Es una buena idea apagar el aparato si no lo estás usando, siempre desenchúfalo de la toma de corriente y evita que los niños se acerquen cuando la plancha está desatendida sobre la tabla.

Además, como con cualquier otro aparato, es aconsejable evitar el contacto directo con las manos mojadas o utilizarlo descalzo.

La plancha a vapor debe elegirse con un cable largo y nunca corto, para evitar el uso de extensiones inseguras.

El cable largo permite planchar en la terraza, en el jardín y en cualquier entorno o lugar alejado de los niños que puedan tocar el vapor caliente.

Uno de los principales problemas en términos de evaluación de la seguridad de las planchas de vapor es que tienen que funcionar a temperaturas muy altas.

Por lo tanto, es aconsejable no tocar ninguna parte del aparato cuando está en funcionamiento, excepto el mango. El contacto con otros componentes, materiales y recubrimientos de la plancha de vapor (cuerpo, placa, vapor) puede causar quemaduras en la piel.

Preste la debida atención al chorro de vapor directo que sale de los orificios de la platina: dependiendo de la potencia del modelo individual y de la marca adquirida, la potencia de salida del chorro puede variar.

Por último, pero no menos importante, una cuestión de seguridad, en comparación con las enumeradas hasta ahora, se refiere al almacenamiento de la plancha con caldera en una superficie estable y resistente, una vez que se haya completado el uso.

Utilizar un Centro de Planchado: Características

El planchado con una plancha a vapor ofrece el sistema de planchado más duradero, rápido y preciso disponible, por lo que es importante evaluar la compra y la funcionalidad.

Tenga siempre en cuenta las funciones que se pueden utilizar durante el proceso de planchado de las prendas; una de las principales características funcionales de las planchas de vapor es el autoajuste de la temperatura.

Esta es una característica que contribuye a ahorrar tiempo sin tener que separar la ropa por tejido.

Este paso es muy útil para evitar pérdidas de tiempo y energía humana; además, el autoajuste de la temperatura permite evitar quemaduras accidentales de la ropa, especialmente si el tejido es natural (lana, algodón, lino, etc.).

Antes de usar el centro de planchado es importante leer cuidadosamente en cada prenda de vestir la etiqueta que indica a qué temperatura se debe planchar.

En la etiqueta de la prenda se puede ver la imagen de la plancha con bolitas (de una a tres) que proporciona información relevante para fijar la temperatura de la plancha de vapor y evitar quemar las fibras textiles de la prenda.

Consejos Útiles

Para evitar problemas y dependiendo del tipo de tejido a planchar, es aconsejable evitar el contacto directo de la plancha con el tejido de la prenda, especialmente si es lana, terciopelo, lino y seda. Recomendamos usar un paño o planchar las prendas al revés.

Estos tejidos son tan sensibles que la alta temperatura del vapor podría arruinarlos a largo plazo: para superar este problema en el mercado encontramos algunos modelos equipados con una caldera de alta presión, capaz de generar un vapor constante y de gran potencia que garantiza un extraordinario rendimiento en el planchado.

El vapor generado penetra a través de las fibras de las prendas, relajándolas y haciendo más rápido y eficaz el paso de la plancha sobre el tejido. También es posible planchar las prendas en vertical (sábanas, cortinas, abrigos, edredones, etc.).

Productos Relacionados: